¿CÓMO COMENZAR A COMER SALUDABLE?

Actualizado: 20 may 2020

- Tips para principiantes -


¿Te ha pasado que quieres empezar a comer saludable pero no sabes cómo? Actualmente existe mucha información contradictoria sobre qué es sano y qué no, por lo que regularmente las personas optan por elegir la opción más fácil como comprar productos que prometen ser light, bajo en calorías, sin azúcar, 100% naturales, etc. Sin embargo, es necesario revisar las etiquetas de cada producto para conocer los componentes y la cantidad de conservantes que se usan en su elaboración.


Distinguir los alimentos e ingredientes que benefician y dañan a nuestro cuerpo es vital para aprender a comer saludable. Iniciar una dieta sana va más allá de limitarnos extremadamente en porciones y comida, debemos verlo como un cambio de hábitos y aprendizaje hacia un estilo de vida saludable. Todo lo que comemos tiene un gran impacto en nuestra calidad de vida pues no solo afecta el peso, sino también la productividad y niveles de energía.



Hemos reunido 7 consejos básicos y fundamentales para iniciar a comer saludable:


1. Que tu bebida principal sea agua.


No hay bebida más saludable que el agua, además de brindar saciedad y regular la temperatura del cuerpo, aprender a beberla en los momentos correctos puede beneficiar tu salud aún más, por ejemplo, si tomas un vaso de agua antes de la comida mejorará tu digestión.

Eliminar los refrescos es primordial ya que cuentan con mucha azúcar, incluso los que se catalogan como light, ya que contienen ingredientes nocivos para el cuerpo como edulcorantes, sacarina, aspartame, etc. que al consumirlo en altas cantidades puede provocar obesidad, retención de líquidos y subir el nivel de azúcar en la sangre, justo las consecuencias que se desean evitar desde un inicio.


2. Evita los productos con azúcar añadido.


Azúcar añadido quiere decir que se agrega endulzante al producto que naturalmente no lleva azúcar, puede ser con fructosa, jarabe de maíz, azúcar de coco o miel. Los productos con azúcar añadido tienen un exceso calórico y son promotores de la obesidad cuando se consumen en exceso.


3. Agrega vegetales en todas tus comidas.


Los vegetales tienen baja densidad calórica y son ricos en fibra, vitaminas y minerales. Además, fortalecen nuestras defensas, ayudándonos a combatir enfermedades.

Es preferible consumirlos frescos de acuerdo a la temporada para aprovechar sus micronutrientes. Puedes comenzar a incluirlas en tu dieta como snack y comiendo sopa de verduras como entrada.


4. Incluye grasas saludables.


Por años se ha pensado erróneamente que todas las grasas son dañinas para la salud pero no es así, de hecho deben estar presentes en nuestra dieta, lo que debemos cuidar con detenimiento es consumir la cantidad adecuada y elegir el tipo de grasa que beneficie nuestro cuerpo. Por ejemplo, el aguacate, aceite de oliva, nueces, almendras, semillas, entre otras son grasas insaturadas, es decir, “grasas buenas” o saludables, éste es el tipo de grasas que le hacen bien a nuestro cuerpo al consumirlas con moderación.

¿Por qué son importantes en nuestra alimentación?

Entre sus beneficios más relevantes destacan la protección frente a cardiopatías o enfermedades coronarias así como su importante función reguladora en las hormonas, que se encargan de controlar el humor, digestión y metabolismo.


5. Cuida tus porciones.


Aunque comas alimentos sanos es necesario medir tus porciones, incluso las grasas saludables contienen calorías en grandes cantidades por lo que es necesario moderarse con cada alimento que se ingiere para evitar tener efectos opuestos al deseado.


6. Sustituye la comida procesada por alimentos naturales


Los alimentos procesados son los que han pasado por múltiples etapas de elaboración y han sido modificados para que duren más tiempo y tengan mejor sabor perdiendo gran parte de su valor nutricional.

De acuerdo a un estudio publicado en la revista British Medical Journal los investigadores comprobaron que al aumentar 10 % en el consumo de alimentos ultraprocesados incrementa un 12 % el riesgo de sufrir enfermedades coronarias, cerebrovasculares o cardiovasculares.

Por este motivo, los alimentos naturales son la mejor opción para estar saludable por su valioso aporte a nuestro cuerpo como prevenir patologías, ayudar a conciliar el sueño y fortalecer nuestro sistema inmunológico.


7. Revisa la etiqueta de los alimentos que consumes


Como mencionamos al inicio, conocer qué es lo que comes y su efecto en nuestro cuerpo es vital para vivir sanamente.

Al comenzar este estilo de vida saludable es de esperarse que no aprendamos a leer las etiquetas de la noche a la mañana, por lo tanto, queremos facilitar tus compras mencionando 5 ingredientes que debes evitar en las etiquetas de alimentos: sabores artificiales, glutamato monosódico o MSG, jarabe de maíz, colorante artificial y sorbato de potasio. Los componentes anteriormente mencionados tienen efectos cancerígenos, daño en los órganos reproductivos, problema de tiroides, entre otras enfermedades. Crear el hábito de leer las etiquetas puede mejorar tu vida significativamente, es un esfuerzo que sin duda, vale la pena.

Puedes implementar uno por uno a tu vida diaria y verás cómo los resultados se reflejan en tu estado de ánimo y salud.

143 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo